Las centrales de bombeo y la operación del sistema

El director general de Operación, Miguel Duvison, explica cómo las centrales reversibles de bombeo ayudan a garantizar la continuidad del suministro eléctrico.

  • Tribuna

Una de las principales funciones del operador del sistema es asegurar en todo momento el equilibrio entre generación y demanda, ya que esto es esencial para la garantía de suministro.

La energía eléctrica, como tal, es difícilmente almacenable a gran escala y, a día de hoy, el almacenamiento eléctrico (pilas, baterías…) no es una herramienta técnicamente capaz de atender las necesidades del sistema ni económicamente competitiva en la gestión de grandes sistemas eléctricos, como el sistema eléctrico peninsular. Por ello, las centrales hidráulicas de bombeo, llamadas también centrales hidráulicas reversibles, se convierten en la única opción de almacenamiento disponible y eficiente para el operador del sistema.

Estas centrales juegan un papel fundamental para garantizar la fiabilidad y seguridad del suministro eléctrico. Permiten “modelar” la curva de la demanda, incrementando el consumo en horas valle, aportando potencia disponible en horas punta y reduciendo la rampa de subida de demanda en las transiciones valle-punta.

Tanto el sistema eléctrico peninsular como los sistemas no peninsulares se caracterizan por una curva de demanda con un consumo en horas punta que, en algunos casos, puede llegar a ser el doble que en horas valle. Esto, unido al patrón habitual de comportamiento de la generación eólica, con producciones más elevadas en horas nocturnas que por el día, implica un requerimiento muy exigente para las centrales convencionales a la hora de seguir a la demanda del sistema. Las centrales de bombeo permiten un aplanamiento de la curva de la demanda y reducen, por tanto, las exigencias de funcionamiento a las centrales convencionales.

Por otra parte, las centrales hidráulicas reversibles son una herramienta clave en la integración de renovables de forma segura, reduciendo notablemente la necesidad de vertidos de estas fuentes de energía. La importancia del bombeo es más significativa en los sistemas aislados, como los no peninsulares, donde los excesos de generación renovable en horas de baja demanda no son exportables, y en los sistemas débilmente interconectados, como el peninsular, donde lo son con limitaciones.  

En definitiva, la gestión eficiente de las centrales de bombeo es una de las claves para cumplir el objetivo 20/20/20 de la Unión Europea, el Plan de Acción Nacional de Energías Renovables y el Plan de Energías Renovables 2011-2020.

Las centrales hidráulicas de bombeo son también un recurso muy valioso para el operador del sistema desde el punto de vista de la seguridad. Estos grupos mejoran la regulación potencia-frecuencia del sistema eléctrico al tener unos tiempos de respuesta rápidos para ajustes de generación-demanda, mucho más rápidos que las centrales térmicas convencionales y que el resto de generadores renovables.

En sistemas débilmente interconectados, como el peninsular, estas centrales corrigen rápidamente el desvío de potencia en las interconexiones, reduciendo así el riesgo de incidentes. En sistemas aislados, aminoran las interrupciones de suministro ante fallos intempestivos de centrales de generación. Por otro lado, suponen un recurso eficiente para el control de tensión en horas valle e incrementan la inercia del sistema, lo que es clave en situaciones de baja demanda y elevada penetración de fuentes renovables no gestionables.

Las centrales de bombeo mejoran la eficiencia energética del sistema, especialmente en sistemas aislados, al reducir el número de horas en las que los grupos trabajan con baja carga en los que su rendimiento es menor, y evitar el acoplamiento de grupos más caros en las horas punta de demanda. Esto se traduce en una reducción de costes para el sistema.

En resumen, las centrales reversibles de bombeo son una herramienta esencial para la operación del sistema que permite incrementar la seguridad de suministro, maximizar la integración de energías renovables y mejorar la eficiencia energética y económica del sistema eléctrico. La importancia de las centrales de bombeo es tanto mayor cuanto menor sea la capacidad de interconexión del sistema y cuanto mayor sea el grado de penetración de energías renovables que no estén basadas en generadores hidráulicos.

Categorías: 
0 comentarios

Publica tu comentario