Ilusiones y retos para una nueva etapa

Juan Lasala, consejero delegado de Red Eléctrica, analiza algunos de los retos a los que se enfrentará la compañía en los próximos años.

  • Tribuna

Después de catorce años al servicio del Grupo Red Eléctrica en diferentes ámbitos de gestión, comienza mi andadura como consejero delegado, lo que supone un inmenso orgullo, a la vez que una elevada responsabilidad. El proceso de separación de los cargos de presidente del Consejo de Administración y primer ejecutivo de la compañía no solo responde a las recomendaciones internacionales en materia de buen gobierno, sino también y sobre todo, al compromiso adquirido por Red Eléctrica y su presidente con sus accionistas desde el año 2012 bajo el firme convencimiento de su necesidad para afrontar los desafíos futuros.

He sido nombrado precisamente para esta misión: liderar el desarrollo del Plan Estratégico 2014-2019, aprobado por el Consejo de Administración el pasado 24 de febrero. Lo cierto es que mi implicación en este importante cometido comenzó con el intenso período de reflexión entre diversas áreas de la compañía para su elaboración.

La vida de Red Eléctrica desde su fundación en el año 1985 es, sin duda, una historia plena de éxitos, principalmente por un motivo: su capacidad de adaptación a los diferentes marcos políticos, regulatorios, económicos y tecnológicos en los que ha desarrollado su actividad, manteniendo sus valores y principios básicos de actuación. Esta fortaleza, basada en un excelente equipo humano con grandes conocimientos y experiencia, hará más fácil el camino para lograr los difíciles retos que nos hemos planteado.

Tras 30 años de éxito de un modelo de gestión del sistema eléctrico pionero en el mundo, el modelo TSO (por sus siglas en inglés: Transmission System Operator), era lógico que el nuevo plan tuviese como eje central su desarrollo, adecuando la compañía al nuevo entorno regulatorio y retributivo. Por ello, de los 4.800 millones de euros que tenemos previsto invertir en los próximos años, 3.200 irán destinados a lograr una red de transporte más mallada, robusta y mejor interconectada.

Por otra parte, no debemos obviar las nuevas oportunidades que se abren y que suponen una mayor ponderación de los negocios no regulados. Así, el plan asume un mayor alcance de actividades como la gestión de la fibra óptica y una ampliación de la base de negocio a través del almacenamiento de energía en Canarias como herramienta de la operación del sistema y de nuevas inversiones en el ámbito internacional. La inversión en todas estas actividades será superior a los 1.500 millones de euros.

La innovación es un elemento esencial en nuestra cultura empresarial y, en consecuencia, lo será también en el nuevo plan estratégico, lo que nos permitirá dar respuesta a los retos planteados. Para ello, nos basaremos en el mejor activo de la compañía, los empleados, por lo que se seguirá potenciando el talento, creando un entorno de empresa saludable que favorezca la organización del trabajo y el bienestar de los trabajadores.

Se abre, por tanto, una nueva etapa en la compañía que requerirá un refuerzo de determinadas áreas y los lógicos ajustes derivados de la separación de funciones ejecutiva y de control; cambios que contribuirán a reforzar la posición de Red Eléctrica para cumplir su principal objetivo: consolidarse como una empresa eficiente y rentable, a la vez que sostenible, ética y comprometida con la sociedad, cuya gestión se realice con un enfoque de excelencia y responsabilidad. Estoy seguro de que, bajo esta premisa, la lista de éxitos del Grupo Red Eléctrica se verá ampliada durante los próximos años.

Juan Lasala, consejero delegado de Red Eléctrica.
0 comentarios

Publica tu comentario