El avance de la función de cumplimiento dentro de las empresas

El Departamento de Gobierno Corporativo y Cumplimiento explica la implantación de un nuevo Sistema de Cumplimiento alineado con las mejores prácticas en este ámbito. 

  • Observatorios
  • Responsabilidad Corporativa

El creciente número de leyes y normas, internas y externas, que debemos observar las empresas en nuestro quehacer diario requiere que se establezcan, en paralelo, medidas de control para asegurar el cumplimiento de las obligaciones y compromisos que de ellas se derivan por parte de todos y cada uno de los miembros de la organización.   

Los grupos de interés esperan que las empresas no solo cumplan con las obligaciones y compromisos derivados de dichas normas, sino que también acrediten la implantación de suficientes sistemas de control para prevenir la infracción de tales obligaciones o al menos para minimizar los riesgos de su incumplimiento. Asuntos como la prevención de la corrupción empresarial, la protección del medio ambiente, la protección de datos, la responsabilidad penal de las empresas y las prácticas contrarias a la competencia, entre otros, requieren, cada vez más, un sistema de vigilancia del cumplimiento normativo y demandan nuevas formas de actuación en las empresas para prevenir prácticas internas inadecuadas, evitando así las consiguientes responsabilidades.

En Red Eléctrica, estamos implantando un nuevo Sistema de Cumplimiento alineado con las mejores prácticas en este ámbito, con el fin de que la organización respete adecuadamente las obligaciones establecidas y los compromisos asumidos, y así desarrollar una cultura proactiva de gestión de los riesgos de incumplimiento.

Este proceso hay que enmarcarlo en un fenómeno aun más amplio que se refiere al nuevo papel que la ética empresarial y la responsabilidad corporativa atribuyen a las empresas en el desarrollo económico, social y ambiental del entorno, y a los grupos de interés implicados en sus actividades. Precisamente son los grupos de interés los que exigen cada vez mayores cotas de responsabilidad a las empresas en relación con el respeto a la normativa interna y externa, y con el establecimiento de unas relaciones más éticas y transparentes en el desarrollo de sus actividades; compromisos que deben asumirse de una manera sostenible e irrenunciable.

Por todo ello, se hace necesario ir adoptando una cultura corporativa de cumplimiento normativo en las empresas. En este contexto, la formación constituye una herramienta esencial para el cumplimiento normativo, con campañas efectivas de sensibilización y programas formativos internos cada vez más completos. La acción de sensibilización es la que resulta más importante y genera mayores dificultades, al perseguir un cambio de actitud de la organización en relación con el cumplimiento normativo y con el papel que deben ir asumiendo quienes forman parte de la misma. Dando continuidad al plan de sensibilización sobre gestión de la ética que se viene desarrollando desde el año 2013, estamos trabajando en la elaboración de un plan de sensibilización y difusión del Sistema de Cumplimiento que se pondrá en marcha en el 2017.

En definitiva, nos vemos inmersos en un proceso irreversible que va más allá del estricto cumplimiento de las leyes, asumiendo también el compromiso de cumplir las normas internas de las que nos hemos dotado; proceso que está estrechamente relacionado con la creciente exigencia para las empresas de establecer unas relaciones más éticas y transparentes con sus grupos de interés y con la sociedad en su conjunto.

0 comentarios

Publica tu comentario