Red Eléctrica y el patrimonio cultural

El proyecto ArqueoRED, iniciado en el año 2014, permite a Red Eléctrica disponer de información sobre el patrimonio arqueológico catalogado en el entorno de sus instalaciones.

  • Observatorios
  • Medio Ambiente

Departamento de Medio Ambiente

La protección del patrimonio cultural es un aspecto al que Red Eléctrica presta una especial atención en el diseño y construcción de nuevas instalaciones, desde las fases iniciales del trabajo, al mismo nivel y con la misma atención que dedica a otros valores sociales y ambientales, como son la conservación de la biodiversidad y la lucha contra el cambio climático.

Red Eléctrica reduce el impacto sobre el patrimonio cultural con numerosas acciones protectoras que se desarrollan desde la génesis de los proyectos. Estas acciones surgen del análisis de los elementos y bienes culturales catalogados en el entorno, para prever los efectos que las instalaciones ejercerán sobre los mismos. Antes de iniciar la construcción de cualquier tipo de instalación, se llevan a cabo una serie de medidas preventivas, como prospecciones arqueológicas superficiales en campo y sondeos arqueológicos y excavaciones mecánicas, si el bien hallado es significativo. Cuando los resultados de la prospección lo aconsejan, la presencia de un arqueólogo es permanente en la fase de movimiento de tierras.

En el año 2014, se inició el proyecto ArqueoRED, que, enmarcado en iniciativas de responsabilidad corporativa, tiene como objetivo disponer de cartografía digital del patrimonio catalogado en el entorno de las instalaciones de transporte de electricidad, para su consulta antes de la planificación de los trabajos de construcción de nuevas instalaciones. Este proyecto ha sido también de gran utilidad durante la fase de mantenimiento de las instalaciones, ya que en algunos casos se desconocen los condicionantes derivados del patrimonio cultural existente, con el consiguiente riesgo de afección, conflictos con autoridades locales y retrasos en las campañas y trabajos planificados.

En el año 2015, Red Eléctrica contó con supervisión arqueológica en la construcción de 22 líneas y 4 subestaciones de la red de transporte, con presencia permanente de un arqueólogo en el 64% de las líneas en construcción y en todas las subestaciones. En el 2016, se está llevando a cabo la supervisión arqueológica en la construcción de 11 instalaciones de la red de transporte, lo que supone casi un 85% de las actuaciones en curso.

Universidades, administraciones públicas y expertos han colaborado y dado soporte técnico en actuaciones llevadas a cabo en yacimientos arqueológicos, paleontológicos y etnológicos, como la ciudad ibero-romana de Isturgi, en la provincia de Jaén, el asentamiento tardo-púnico de Can Malalt, en la isla de Ibiza, y otros hallazgos inéditos como las pinturas rupestres del Abrigo Riquelme en el municipio de Jumilla, en Murcia. En algunos casos, los restos hallados se han entregado a museos e instituciones locales, como en el caso del hallazgo paleontológico del emplazamiento de la futura subestación de Magaña, en la provincia de Soria.

Can Malalt, un ejemplo de colaboración

Un ejemplo del interés de Red Eléctrica por reducir el impacto de sus instalaciones en el patrimonio arqueológico es el tratamiento que se llevó a cabo en el yacimiento de Can Malalt en Ibiza.

En el año 2013, con motivo de la construcción de la subestación de Torrent, durante el estudio del patrimonio cultural, se localizaron tres enclaves con restos arqueológicos de distintas épocas y se suspendieron las obras durante cuatro meses hasta que se valoró la importancia del hallazgo.

El área de Educación, Cultura y Patrimonio del Consell de Ibiza coordinó los trabajos arqueológicos de excavación, financiados con más de 700.000 euros por la compañía, que finalmente acordó dedicar 4.500 m2, el 20% de la parcela de la subestación, a zona de reserva arqueológica. Así, convive la modernidad de una subestación eléctrica con los restos de una necrópolis de origen bizantino de los siglos VI y VII, con 18 tumbas; un asentamiento tardo-púnico datado en los siglos III a I antes de Cristo, y los restos de un centro de producción de vino o aceite de la época bizantina.

Categorías: 
0 comentarios

Publica tu comentario