Y Draghi cogió su fusil

Red Eléctrica aprovechó las medidas del Banco Central Europeo en defensa de la economía de la eurozona para emitir bonos a 10 años al 1,042%.

  • Observatorios
  • Financiero

Tomás Gallego, director Financiero, y Rosa Velasco, jefa del Departamento Financiero

Los objetivos del Plan Estratégico de Red Eléctrica 2014-2019 representan un reto y conllevan una permanente búsqueda y obtención de eficiencias. Entre ellas, alcanzar un incremento del beneficio del Grupo en el rango del 5-6% acumulativo desde el 2013.

El marco regulatorio de la actividad de transporte de energía eléctrica, resultado del proceso de reforma del sector, es transparente y aporta estabilidad regulatoria a nuestra actividad, así como sostenibilidad y eficiencia al sistema. Pero es, a su vez, un marco regulatorio exigente, donde la disciplina en el control de costes deviene crucial. Implica que todas las partidas de la cuenta de resultados tendrán que optimizarse al máximo.

Esta exigencia de mantener una estrategia de mejora continua orientada a la eficiencia se extiende hoy a todos los costes de la empresa y, entre ellos, a los resultados financieros.

El marco regulatorio y su impulso a la eficiencia del sistema son también la piedra angular de nuestra estrategia financiera.

Hoy conocemos la tasa de retribución financiera fijada para nuestros activos de transporte, el 6,5%, y la regulación indica que a partir del 2019 su variación será progresiva y limitada. Incluso conocemos que si se fijase en un entorno de tipos de interés bajos, podría reducirse de manera escalonada hasta el 3,5% en el 2025. Igual mecanismo funcionaría al alza.

El conocimiento de la retribución financiera mínima y máxima, y de este escalonamiento nos da opciones para aprovechar la coyuntura de los tipos de interés. Es cierto que no sabemos dónde estará nuestra referencia -el bono español a 10 años-  en el periodo de fijación y, por tanto, la propia tasa. Sin embargo, estos límites a la variación de la tasa de retribución financiera proporcionan referencias claras en las decisiones de política de endeudamiento y nos ofrecen un interesante desafío.

Por ello, la estrategia financiera definida en el 2015 persigue un doble objetivo en términos de rentabilidad: el primero, enfocar nuestros esfuerzos para reducir el impacto de los tipos de interés en nuestro resultado hasta el 2019, optimizando la rentabilidad para nuestros accionistas actuales; el segundo, preservar la eficiencia futura en próximos periodos regulatorios, más allá del 2020, aprovechando las posibilidades que el mercado financiero y el nuevo marco regulatorio ofrecen para optimizar la diferencia entre la retribución futura de las inversiones y el coste de nuestra deuda.

Con este enfoque, el 2016 comenzó con un entorno económico muy inestable para cualquier estrategia financiera a largo plazo. Del Protocolo de París y el compromiso mundial con las energías renovables pasamos enseguida a un entorno con signos de crisis: el Banco Central Europeo baja los tipos de interés para fomentar la inversión y las exportaciones; la Reserva Federal de Estados Unidos reduce el ritmo previsto de subida de tipos de interés; el precio del petróleo no sube; la incertidumbre política se mantiene en España, y en Reino Unido se plantea su salida de la Unión Europea.

En este contexto, la necesidad de hacer frente al vencimiento de una emisión de bonos de 320 millones en octubre del 2016 con 11,2 millones de gastos de intereses anuales planteaba a Red Eléctrica un reto para este ejercicio.

Un primer trimestre del 2016 muy volátil y unas perspectivas complejas demandaban una monitorización permanente del mercado: la situación perfecta para elegir el momento y el plazo óptimo de emisión.

Pues bien, el 10 de marzo,  Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, sacó sus armas para defender la economía de la eurozona del parón económico mundial y anunció medidas de compra de activos de corporaciones. En este contexto, Red Eléctrica aprovechó el rápido abaratamiento de costes que se produjo para  lanzar una emisión a 10 años al 1, 042%, el coste más barato a dicho plazo alcanzado por un emisor español.

Esta operación permite dar un nuevo paso para apoyar la consecución del objetivo de incremento de beneficios fijado en nuestro Plan Estratégico 2014-2019. A su vez, la consecución progresiva de este plan reforzará nuestro perfil de riesgo y nuestra sólida posición crediticia.

Por último, los 2.700 millones de euros de demanda que hemos recibido en esta emisión, nos requieren terminar estas líneas agradeciendo a todos los agentes del mercado financiero su confianza en este proyecto, su confianza en el Grupo Red Eléctrica. A todos, muchas gracias.

Categorías: 
0 comentarios

Publica tu comentario