Servicio de interrumpibilidad para grandes consumidores

El operador del sistema puede requerir la reducción de la potencia de consumo de grandes consumidores (la gran industria) para garantizar la seguridad y sostenibilidad del sistema.

  • Conoce mejor

El servicio de interrumpibilidad es una herramienta del operador del sistema para asegurar en todo momento un suministro eléctrico nacional de calidad. Así, consiste en la posibilidad de reducir los megavatios (MW) de consumo eléctrico por parte de grandes consumidoras por requerimientos del operador del sistema.

A cambio de reducir su consumo, a las grandes empresas (generalmente las industrias), se les retribuye por el servicio prestado.

Según lo dispuesto en la Orden IET/2013/2013, de 31 de octubre, por la que se regula este mecanismo de interrumpibilidad, existen dos tipos (denominados “productos”) de reducción de potencia al que pueden optar aquellas empresas, 5 MW y 90 MW, siendo esta reducción de, como máximo, una hora de duración por cada orden emitida por el operador.

El número máximo de horas al año de ejecución de las órdenes de interrumpibilidad es de 240 horas para los productos de 5 MW (con un máximo de aplicación de 40 horas al mes) y 360 horas para el producto de 90 MW (con un máximo de aplicación de 60 horas al mes).

Desde el año 2014, la asignación del servicio de interrumpibilidad se realiza mediante la celebración de subastas organizadas por Red Eléctrica como operador del sistema y supervisadas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, en las que se pueden adquirir productos de 5 y de 90 MW. El  Ministerio de Industria, Energía y Turismo es el organismo encargado de definir el procedimiento de desarrollo de esta subasta, así como la cantidad de productos ofertados y los precios de salida de los productos.

Red Eléctrica, como operador del sistema, emite las órdenes de reducción de potencia basándose en criterios técnicos (como herramienta de respuesta rápida ante una situación de emergencia por falta de la generación suficiente para cubrir la demanda) y económicos (en los casos en los que la aplicación de este servicio resulte menos costosa que la aplicación de los ajustes del sistema).

Categorías: 
0 comentarios

Publica tu comentario