El ratio de interconexión eléctrica

El valor que indica el peso de las interconexiones internacionales de un país con respecto a su potencia de generación instalada se denomina ratio de interconexión eléctrica.

  • Conoce mejor

Para poder comparar qué porcentaje del sistema eléctrico de un país está conectado con sus países vecinos, se establece un ratio de interconexión eléctrica, que se halla dividiendo el total de capacidad de importación por la potencia de generación instalada en ese territorio.

En el 2002, la Unión Europea recomendó que todos los Estados Miembros deberían alcanzar en el 2020 un mínimo de un 10% de ratio de interconexión, con el fin de eliminar sistemas aislados, facilitar el apoyo mutuo y promover el Mercado Único de la electricidad.

Actualmente, el ratio de interconexión de España, por debajo del 5%, está aún lejos del objetivo recomendado. Si se considera que el apoyo real a la península ibérica puede venir tan solo desde Centroeuropa a través de la frontera con Francia, el ratio de interconexión de la península ibérica es del 2,8%. Por eso, España puede seguir considerándose prácticamente una isla eléctrica.

El fortalecimiento de las interconexiones supone la mayor prioridad para los próximos años en el desarrollo de la red de transporte. La inversión en estas infraestructuras va a ser prioritaria, por lo que, para su plena implantación, será necesario el cumplimiento de algunas premisas fundamentales, como mantener una estabilidad regulatoria y unos retornos adecuados de inversión, así como una mejora en la aceptación social de las instalaciones.

Un mayor ratio de interconexión eléctrica incrementa la fiabilidad y la garantía de suministro y aumenta la capacidad de apoyo entre sistemas ante posibles fallos. Asimismo, aumenta la competitividad entre los países interconectados y equilibra el precio de la energía, además de asegurar un mayor aprovechamiento y eficiencia de tecnologías de generación de origen renovable.

Categorías: 
0 comentarios

Publica tu comentario