Dispositivo salvapájaros

Los salvapájaros son dispositivos que aumentan la visibilidad de las instalaciones de transporte de energía eléctrica y evitan la colisión de aves. 

  • Conoce mejor

Las instalaciones de transporte de energía eléctrica (líneas y subestaciones) interactúan con los elementos que integran el entorno, entre ellos, la fauna y, en especial, las aves.

En las líneas de transporte, de tensión igual o superior a 220 kilovoltios, la electrocución es imposible que se produzca, ya que las distancias que separan los conductores de las distintas fases entre sí o de las partes metálicas de los apoyos son demasiado grandes para que se pueda dar un contacto simultáneo.

Sin embargo, la colisión de aves con líneas de transporte se suele producir con los cables de tierra (cables que protegen las líneas de las descargas eléctricas durante las tormentas), que, al ser de menor diámetro que los conductores, son menos visibles. Por ello, las actuaciones dirigidas a disminuir el riesgo de colisión se basan en la señalización de estos cables mediante dispositivos que aumenten su visibilidad, conocidos como salvapájaros.

Para evitar que las aves colisionen con las líneas, Red Eléctrica aumenta la visibilidad de las instalaciones con dos modelos de salvapájaros que han sido probados en campo verificando su eficacia:

  • Salvapájaros en espiral. Se trata de un espiral de polipropileno de un metro de longitud y 35 centímetros de diámetro, y de color amarillo, naranja o blanco. Se coloca un salvapájaros en espiral cada 5 metros cuando sólo exista un cable, mientras que cuando existan dos cables de tierra, se colocarán guardando una distancia de 10 metros entre los extremos.
  • Salvapájaros de aspa o baliza giratoria. Está  constituido por un cuerpo con placas planas o aspas de poliamida, contando cada una de las caras con láminas reflectantes de distintos colores y tonalidades. Se emplea suspendido, con ayuda de eslabones, a un elemento con giro libre para que las placas reflecten a la mínima incidencia de luz. En el caso de que sólo exista un cable, se colocará un dispositivo cada 7 metros; cuando existan dos cables de tierra, se colocarán guardando una distancia de 14 metros entre dos dispositivos.

 

Tanto los salvapájaros en espiral como los de aspa se pueden emplear para cualquier especie de ave e instalación, pero los dispositivos de aspa incrementan su eficacia en aves con hábitos crepusculares y localizadas en zonas de niebla.

A finales del año 2014, la red española de transporte contaba con 2.776 kilómetros de líneas señalizadas con salvapájaros, de los cuales 578 kilómetros atraviesan Zonas de Especial Protección para las Aves (Zepas).

0 comentarios

Publica tu comentario