Demanda bruta y demanda corregida

Uno de los indicadores para el análisis de la evolución de la actividad económica del país es la demanda de energía eléctrica, ya que a mayor consumo de electricidad, mayor es la actividad del país. 

  • Conoce mejor

Por demanda de energía eléctrica entendemos la cantidad de potencia solicitada a los generadores para satisfacer las necesidades de abastecimiento de electricidad. Se expresa, por regla general, cruzando la cantidad de electricidad o potencia (W) y el tiempo. El tiempo suele medirse en horas (h).

Sin embargo, para poder hacer una comparación en igualdad de condiciones entre dos años consecutivos, es necesario tener en cuenta una serie de factores como, por ejemplo, la composición del calendario y la variabilidad de las temperaturas para situar los datos sobre el mismo escenario.

Cuando aplicamos estos factores sobre una demanda bruta para poder hacer una comparación más fidedigna, el resultado es la demanda corregida. La demanda corregida es, así, la cantidad de energía eléctrica que se ha necesitado en un periodo de tiempo determinado si aplicamos las mismas condiciones de laboralidad y temperaturas que en el mismo periodo del año anterior.

Por ejemplo, la demanda peninsular de energía eléctrica en el mes de mayo del 2015, una vez tenidos en cuenta los efectos del calendario y las temperaturas (demanda corregida), descendió un 0,6% con respecto al mismo mes del año anterior. La demanda bruta ha sido de 18.607 gigavatios hora (GWh), un 2,1% superior a la de mayo del 2014.

Categorías: 
0 comentarios

Publica tu comentario